Portomarín

portomarin

10 Sep Portomarín

Portomarín es una localidad y municipio español situado en la provincia de Lugo, en la Comunidad Autónoma de Galicia.

La villa de Portomarín nació y creció al lado de un puente romano sobre el río Miño (reconstruido en la Edad Media) y del Camino de Santiago. El 18 de mayo de 1212, la Orden de San Juan otorgó fueros para su gobierno y administración a la localidad.

Cuando en 1962 se construyó el embalse de Belesar, el pueblo se trasladó al vecino Monte do Cristo. Allí se reconstruyeron algunos de los edificios más importantes, tanto civiles como religiosos; especialmente la Iglesia de San Nicolás, de estilo románico levantada por la Orden Hospitalaria de San Juan de Jerusalén, cuyas piedras fueron numeradas y ensambladas de nuevo en su actual emplazamiento.

En las temporadas en que baja el nivel del pantano todavía son visibles los restos de las antiguas edificaciones, el malecón y el primitivo puente.

Además de ser conocido por su paisaje, Portomarín también tiene muy buen aguardiente, el cual, ha recibido mumerosos reconocimientos. El día de pascua se hace el aguardiente allí, en la plaza delante de la iglesia, en la “Festa do Augardente”.

El 8 de febrero de 1946 la villa de Portomarín, fue declarada Conjunto Histórico Artístico, por lo que resulta incomprensible que poco después resultara anegada por las aguas del embalse de Belesar, si bien es posible vislumbrarla en los días que las aguas están muy bajas. La antigua villa estaba constituida por dos barrios, el de San Pedro en la margen izquierda del río y el de San Juan en la derecha. Los edificios más importantes han sido trasladados a un nuevo asentamiento, como la iglesia de San Juan, hoy de San Nicolás, la fachada de la iglesia de San Pedro y varios pazos como el que ocupa la casa consistorial o el del Conde da Maza. La iglesia de San Nicolás, construida en los siglos XII y XIII, es uno de los monumentos románicos más singulares del Camino de Santiago. Presenta el aspecto de una fortaleza con torre almenada, quizás debido a que la orden de Santiago que la regentaba estaba compuesta por laicos. En la fachada destaca un enorme rosetón muy trabajado. También trasladada, la iglesia de San Pedro, data del siglo X y forma parte de un conjunto donde está el Palacio de Berbetoros y el del marqués de Paredes.
Hoy en día, bonitos parques y paseos permiten al visitante a Portomarín observar buenas panorámicas sobre el embalse, y un club náutico de reciente construcción, permite la práctica de deportes como la vela, el esquí náutico, etc…

La importancia del municipio se vislumbra en los numerosos vestigios arqueológicos, que en forma de medorras y castros proliferan por todo el municipio. Ejemplos de ello son el Castro de Catromaior, el castro da Virxen, El Castro de Bedro, Castrolobrixe en San Nicolao, el Castro en Villa y el Castro de Soengas en Castro. A los romanos se debe la construcción, en el siglo II, del primer puente de la villa de Portomarín, que fue más adelante un paso determinante en el trazado del camino a Santiago, pues era uno de los pocos puentes que por aquel entonces permitía cruzar el Miño. Apenas se conservan restos porque en 1112 fue destruido por Doña Urraca para cortarle el paso a las huestes de su marido. Su reconstrucción poco después fue encargada a Pedro Peregrino.

No Comments

Post A Comment

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR